Berlin Dia 2

Comenzaremos por Alexanderplatz es seguramente una de las plazas más conocidas de Berlín. Y, con total seguridad, la más grande.

“Alex”, es como la llaman los berlineses y recibe su nombre del zar Alejandro I, quien visitó en 1805 la capital del reino de Prusia.
Obtiene su aspecto actual en los años sesenta, después de haber sido destruida en gran parte durante la Segunda Guerra Mundial. Convertida en zona peatonal, sigue siendo la plaza urbana más grande de toda Alemania.

Alli mismo podemos contemplar la Torre de Televisión de Berlín-Fernsehturm.

Con sus 368 metros, es el edificio de acceso público más alto de Europa.Todos los años suben a ella más de un millón de turistas.Desde la plataforma panorámica, a más de 200 metros de altura, se puede observar el ajetreo continuo de la ciudad, sus constantes cambios. Y quien sube hasta aquí puede comprar pósteres, camisetas o cojines con su dibujo: la Torre de televisión de Berlín se ha convertido en un símbolo de moda de la ciudad reunificada de Berlín.

U-Bahn U2,U5,U8

Cerca de la plaza nos sumergiremos en el barrio de Nikolaiviertel con sus callejuelas medievales y sus numerosos restaurantes y tabernas, es uno de los centros de información preferidos para los visitantes de Berlín.

Hasta la Segunda Guerra Mundial, el barrio se caracterizaba por sus fondas, tiendas, fincas y sus talleres de artesanía.En 1944 el barrio quedó prácticamente destruido por las bombas hasta que entre 1981 y 1987 siguiendo los modelos históricos, las casas y calles se reconstruyeron de manera tan exacta como fue posible, de forma que parece ver un trozo del antiguo Berlín.

El Ayuntamiento de Berlín (Berliner Rathaus), con su notable fachada, es uno de los símbolos de la ciudad. El nombre de “ayuntamiento rojo” alude al color de sus ladrillos.

El edificio, de estilo neorenacentista, se construyó con varias alas y en estilo de arco de medio punto, con un total de tres patios interiores. Una torre de 74 metros de alto corona el conjunto de ladrillo.

Aquí se puede ver la fuente de Neptunbrunnen que nos muestra a Neptuno como dios del mar, estando además acompañado a su alrededor de cuatro figuras femeninas (ninfas), cada una de ellas representando a los cuatro ríos principales de Alemania, es decir al Elba, Oder, Rin y Vistula.

Nuestra ruta nos llevará a Lustgarten para contemplar la Catedral de Berlín (Der Berliner Dom).

La Catedral, de estilo neo-barroco con influencias del Renacimiento italiano, es una obra típica del período gubernamental del Kaiser Guillermo II.Durante la Segunda Guerra Mundial la Catedral y la Cripta de los Hohenzollern fueron gravemente dañadas por una bomba incendiaria. Después de una minuciosa restauración entre 1974 y 2002 la Catedral de Berlín ha recuperado su antigua gloria.

Por último visitaremos Hackesche Höfe.

Hackesche Höfe constituyen la mayor zona de patios cerrados de Alemania, y en 1972 fueron declarados monumento histórico. Los patios enfrente del mercado Hackescher se abrieron el 23 de septiembre de 1906.

Alrededor de los patios se ha creado una nueva zona comercial con numerosos bares, restaurantes y clubs, de manera que esta zona supone ya un referente en la vida nocturna berlinesa.

http://www.hackesche-hoefe.com/

Berlin Día 1

Berlin Día 1

Iniciaremos nuestra ruta por la Topografía del Terror.Entre 1933 y 1945, la central de la Gestapo (policía secreta del estado), la “cárcel central” de la Gestapo, y a partir de 1939, la Oficina Central de Seguridad del Reich y también la sede de los Jefes Supremos de las SS y el Servicio de Seguridad de los Jefes Supremos de las SS, se encontraban sobre el terreno de lo que hoy es el centro de documentación . Una exposición al aire libre documenta la historia de este lugar como el centro de control del programa nacionalsocialista de exterminio y persecución.

Octubre-abril: abierto diariamente de 10 a 18 horas (respectivamente, hasta que anochece)
Mayo-septiembre: abierto diariamente de 10 a 20 horas
Entrada gratuita

Línea del U-Bahn U6, parada Kochstrasse o línea U2, parada Potsdamer Platz.

Seguiremos hacia Potsdamer Platz, el barrio más nuevo de Berlín y una verdadera muestra de la arquitectura contemporánea de la ciudad. En él encontraremos varios fragmentos del muro de Berlín y la entrada al famoso Sony Center, una zona  comercial.

Hasta la Segunda Guerra Mundial, Potsdamer Platz era, con su estación del mismo nombre, los tranvías y las líneas de autobuses que la cruzaban y el primer semáforo del continente, una de las plazas con mayor tráfico de Europa. Destruida prácticamente por completo durante la guerra permaneció durante más de 40 años en un letargo, siendo un páramo entre este y oeste.

Siguiendo nuestro camino hacia el norte por la calle Ebertstrasse llegamos al Monumento a las víctimas del holocausto (Holocaust Denkmal) dedicado a los judíos asesinados en Europa. Al acercarse a él no puede dejar de sentirse un gran impacto visual y emocional. Una vez recorrido parte del laberinto que conforma los 2711 bloques de hormigón armado.

Seguiremos hacia la Puerta de Brandeburgo , el mayor símbolo de la reunificación alemana y uno de los más representativos de la ciudad.  Una vez cruzado bajos sus majestuosos pilares nos saluda la Pariser Platz, una plaza de armoniosas proporciones donde se pude contemplar de frente la cuadriga que corona la última puerta de entrada que queda de Berlín. Una vez vista la diosa de la Victoria volveremos a cruzar la Puerta para dirigirnos de nuevo hacia el norte de la calle Ebertstrasse.

Por el camino encontraremos varias cruces blancas con el nombre de alguna de los berlineses que intentaron cruzar el muro para escapar del régimen de la RDA, lo que se llama Monumento a las Víctimas del Muro.  Pocos pasos más adelante se muestra majestuoso el Reichstag, el Parlamento alemán con su magnífica cúpula de cristal de Norman Foster.

La entrada es gratuita, y hasta no hace mucho era necesario esperar largas colas, que solo podías evitar yendo muy temprano.Sin embargo, ahora hay establecido un sistema de reserva anticipada, que es la única forma de conseguir las entradas para visitarlo.

Es hora de volver a la Puerta de Brandeburgo, donde después de cruzarla caminaremos recto hasta la avenida Unter den Linden, el bulevar más histórico de Berlín.

Llegaremos hasta la Bebelplatz, si miramos de frente a la plaza encontramos a su derecha la Facultad de Derecho, enfrente a la derecha la iglesia católica más grande de Berlín La Catedral de Santa Eduvigis y a la derecha de la plaza la Ópera Estatal de Berlín.

En Bebleplatz puedes ver el monumento que commemora la Quema de Libros de autores judíos que los nazis llevaron a cabo el 10 de mayo de 1933.Durante la misma, las juventudes hitlerianas, a las órdenes de Goebbels quemaron unos 40.000 libros.